LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

EXPLOTACIÓN MINERA

En lo que se refiere a la Explotación Minera Metálica y No Metálica, se identificó variables cuantitativas y cualitativas que permitan generar indicadores y estadísticas para la identificación de fuentes de contaminación mineras. Las instituciones que proveen información para sustentar esta línea de investigación son la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM) con el catastro de concesiones mineras y las diferentes Direcciones provinciales de ambiente con los informes de inspección realizados a las actividades mineras.

Inspección en una mina artesanal

El presente trabajo está enfocado en la descripción mediante indicadores y estadísticas de los impactos socio ambientales generados por la actividad minera metálica y no metálica desarrollada en nuestro país en el régimen de pequeña minería y minería artesanal. Con información contenida en informes de inspección realizados desde el 2010 al 2015.

Extracción de minerales metálicos / Extracción de minerales no metálicos

La historia de la minería en Ecuador se remonta a 3500 años A.C. evidenciado en el período Valdivia Tardío, donde se usaron materiales provenientes de excavaciones para obtener arcilla y barro. Posteriormente, en la cultura La Tolita y Pampa de Oro, se desarrolla la metalurgia y se usa principalmente el oro para elaborar diversos objetos, el oro usado era principalmente de origen aluvial. Para el siglo XV con la conquista española se inició una etapa donde la extracción del oro fue intensa. La actividad minera se reactiva en los años 80 con la fiebre del oro desarrollada en Portovelo – Zaruma, Nambija y Ponce Enríquez.

Actualmente la actividad minera metálica se desarrolla en Portovelo, Zaruma, Ponce Enríquez, Esmeraldas y Zamora mientras que la minería no metálica con énfasis en la explotación de calizas se realiza en Imbabura, Chimborazo, Cañar, Guayas y Manabí. Estas actividades se han caracterizado por su débil aporte a la economía nacional, puesto que en general esta se ha desempeñado de forma artesanal o de pequeña minería, dejando efectos negativos en el ambiente y la población.

Frente de explotación aluvial abandonada

Agua de mina sin tratamiento

La desordenada extracción de los recursos minerales tanto metálicos como no metálicos han dejado consecuencias como:

Depredación de los recursos: Debido a la mala explotación de los yacimientos, el macizo rocoso que los contiene ha perdido estabilidad impidiendo o haciendo muy costosa la extracción eficiente de los depósitos minerales.

Escombros junto al bosque

Daño del entorno natural: Las actividades mineras extractivas se desarrollan dentro de ecosistemas que en casos han sido vírgenes hasta que se descubrieron los yacimientos. La explotación minera requiere de espacios libres en superficie para la ubicación de instalaciones como: campamentos, escombreras, relaveras, áreas de máquinas, acopios, entre otras, por lo cual se ha realizado una deforestación indiscriminada de bosques y relegación de actividades agrícolas y ganaderas.

Escombrera antitécnica

Contaminación del agua: Ésta es una consecuencia muy frecuente en zonas mineras metálicas, puesto que los minerales metálicos se oxidan por efectos del aire, humedad y agua, lo que genera drenajes ácidos, los cuales por años no reciben tratamiento para neutralizarlos, éstas aguas llegan a causes naturales ya sean superficiales o subterráneos.

Agua del proceso gravimétrico en aluvial

Acumulación de escombros y relaves: En la explotación minera se extraen minerales económicamente rentables y "roca de caja" es decir roca estéril la misma que es descartada y ubicada en escombreras, las cuales de no tener un tratamiento técnico tanto en construcción como mantenimiento son focos de riesgo para el ambiente por la formación de drenajes ácidos y para la sociedad por los posibles colapsos que se presentarían. Por otro lado en el tratamiento de la roca mineralizada se desechan los "relaves" que son dispuestos en relaveras, las cuales tienen las mismas consecuencias que las escombreras.

Escombrera

Relavera

Desestabilización del macizo: En explotaciones antitécnicas y desordenadas, el mineral es extraído sin tomar en cuenta que es necesario dejar sostenimientos naturales y artificiales que permitan la estabilidad del macizo rocoso, en otros casos la actividad ilegal ha depredado pilares y rellenos lo que produce la desestabilización del terreno, con consecuencias severas tales como colapsos y deslaves.

Deslave junto actividades mineras

Abandono de Instalaciones: Cuando las actividades mineras, las labores superficiales y subterráneas son abandonadas sin tomar en cuenta que en superficie el ecosistema no se puede recuperar con facilidad y las obras subterráneas son trampas mortales para personas y animales.

Herramienta tipo "Z" abandonada