Blogs

Efectos de Pintura en decoración

Pintura para decorar

En otro artículo os contamos un truco óptico en el que si pintábamos las paredes y los techos del mismo color podríamos conseguir que el espacio resultara muchísimo más acogedor y reducido.

La verdad es que es un tema que resultó bastante interesante por eso pensé en compartir distintos efectos ópticos que podemos conseguir únicamente con el uso del color.

Una de las características que tiene el color es que nos permite modificar las apariencias de los espacios, es decir con él podemos hacer que parezcan más grandes, más pequeños, más anchos más estrechos, más altos o más largos. Por eso nos parece un recurso ideal para decorar espacios que no tienen las dimensiones que estábamos buscando.

Además, nos puede permitir resolver esos defectillos que ya tenemos en casa simplemente haciendo uso de la pintura.

Para empezar algo que ya prácticamente todos sabemos los colores claros amplían muchísimo los espacios, los hacen más luminosos más ligeros, mientras que los colores oscuros los hacen más pesados, más cerrados y los empequeñece.

Eso sí, los colores oscuros bien usados pueden hacer que consigamos un efecto de profundidad que también nos resulte muy favorecedor.

Colores frios o cálidos

Si hablamos de la temperatura del color, los colores fríos, como por ejemplo el azul o el turquesa, inspiran una temperatura del color más fresca, nos hacen que el ambiente parezca que es más fresco. Mientras que si utilizamos colores cálidos, como puede ser el rojo o el naranja, haremos que la sensación de ambiente sea una temperatura más elevada.

Las paredes de colores fríos hacen que los espacios parezcan más grandes incluso también tenemos la sensación de que los objetos se ven más lejanos.

Por su parte las paredes de color cálido hacen que los espacios sean mucho más pequeños, nos dan la sensación óptica de que acercan los espacios y los reducen.

Como os he comentado con los colores podemos conseguir distintas sensaciones por eso quería haceros a continuación un listado de los efectos ópticos más resultones.

Estos son los que yo creo que podéis conseguir mayor resultado utilizándolos en casa.

Las paredes blancas dan sensación de amplitud

Si queremos conseguir que nuestros espacios parezcan más grandes que nuestro salón, que nuestra habitación principal, tenga un tamaño muchísimo más grande que el que tiene, aquí el rey sin duda es el todo al blanco. Aquí la solución es pintar las paredes y techos de un intenso blanco además con este efecto también conseguiremos que todo el mobiliario de objetos decorativos que pongamos delante se vea muchísimo más.

Este es un perfecto truco para que lo utilicemos también si tenemos un baño muy pequeño. Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo pintar la paredes para conseguir que un baño pequeño pareciera más grande.

Por el contrario, si tenemos espacios demasiado grandes, con techos muy altos casi parece que el espacio está desangelado, o queremos hacer que una zona, una parte de nuestro salón, o en el recibidor parezca muchísimo más íntima, más pequeñita, más acogedora entonces lo ideal es pintar las paredes y el techo en el mismo color. Esto al final hace una situación de compactar de reducir el espacio, de hacerlo más íntimo, y además cuanto más oscuros sea al color muchísimo más teatral será.

Hay veces que tenemos estancias de planta rectangular es decir que son demasiado alargadas o demasiado anchas y realmente quedan muy desproporcionadas y nos acaban resultando incómodas a la hora de decorarlas.

Decorando con paredes negras o colores oscuros

Pues bien, aquí tenemos dos soluciones para precisamente corregir este defecto. Si tenemos una habitación que es muy larga y queremos corregir un poquito ese defecto, lo que haremos es tratar de empujar las paredes laterales ¿cómo producimos este efecto? pues conservando las paredes laterales en un color blanco, y pintando la del fondo en un color oscuro e intenso, de esta manera parecerá que la pared se acerca a nosotros, mientras que las otras se desplazan.

Por el contrario, pintando de un color oscuro estas dos paredes enfrentadas y manteniendo en blanco la pared frontal conseguiremos que esta parezca que se aleja en el espacio de esa manera pues ganaremos profundidad.

Todos tenemos una guerra con los pasillos largos y oscuros, que realmente al final acaban pareciendo que son muchísimo más estrechos de lo que son. ¿cómo podemos evitar estos? pues pintando la pared del fondo o sea la pared final del pasillo de un color más oscuro, al acercarnos visualmente está conseguirá que el espacio parezca algo más ancho. Un efecto que potenciaremos si pintamos también el techo del mismo color oscuro que la pared.

Si queremos destacar la pared de una habitación, bien porque queremos que sea el cabecero principal de la cama, o queremos que sea la pared mas destacada del salón, porque vamos a poner un mueble decorativo delante que nos interesa muchísimo que se vea, lo único tenemos que hacer es pintarla de un color distinto al resto precisamente ese contraste es lo que considera que esta pared destaque realmente.

¿porque los techos se pintan generalmente de blanco? pues precisamente porque se sabe que el blanco consigue que los techos parezcan muchísimo más altos. Los alejan visualmente de nosotros, especialmente si pintamos el resto de paredes de un color oscuro conseguiremos potenciar todavía más el efecto de techos infinitos.

Si por el contrario tenemos techos demasiado altos o tenemos un espacio a doble altura, y queremos conseguir un espacio muchísimo más acogedor, conseguiremos bajar visualmente el techo si lo pintamos de un color muchísimo más oscuro que el resto de paredes.

Subir o bajar el techo

Este truco es una opción al truco que os comentaba anteriormente quizás quiero bajar el techo, o mis paredes resultan demasiado altas, la manera de acortarlas visualmente es pintar una franja a media altura, o la altura que consideremos de un color distinto de esta manera lo que conseguiremos es reducir su espacio.

Pero ojo, y aquí yo tengo una guerra personal que realmente me pasa muchísimo cuando llego a una nueva vivienda decorarla, porque hay mucha tendencia a poner en los pasillos un zócalo, una franja horizontal de distinto color, y al final esto lo que consigue es empequeñecer muchísimo los espacios. Con esta decoración conseguiremos que todavía se vea más largo, porque al generar una línea horizontal nuestro ojo hace que la siga y prolonga la sensación larga del pasillo.

Esto utilizarlo en habitaciones o en espacios que sean amplios, cuando queráis que las paredes sean más cortas, pero no en sitios que ya de por sí son estrechos.

Como veis son trucos muy sencillos, pero que realmente funcionan. Se trata simplemente de saber qué efecto queremos conseguir y en función de eso elegir los colores y las combinaciones necesarias para llevarlo a cabo.

Espero que realmente os haya resultado sencillo de llevar a la práctica en casa. Y recordar, decorar es darle vida a nuestro hogar.

Mostrando 1 resultado.